30 de marzo de 2012

Un kiosco de noctámbulos en la Place Colette @ París








A veces, es posible descubrir cosas hermosas e inesperadas paseando por París.
Aún en aquellos lugares que se visita a menudo.
"Flâner" por París, caminar sin rumbo fijo, nos lleva a explorar y a descubrir. Por ejemplo, este "kiosque des noctambules" que tal vez, quienes habitan París ven todos los días, y no saben que fue instalado ahí, a la salida del metro, por el artista Jean-Michel Othoniel.

Una guirnalda alegre hecha de bolas brillantes y coloridas ubicada en uno de los lugares más céntricos y transitados de la ciudad, en Paris 1er, en la hermosa Place Colette. Una guirnalda que adorna la salida de la estación “Palais-Royal”
Dos cúpulas extrañas, divertidas, bastante insólitas, casi como dos coronas reales hechas de perlas, joyas gigantes y multicolores.



De Paris 2012


Es así que la Place Colette tiene un aire casi de fiesta.
Los colores y la luz de ese hermoso monumento urbano estallan, nos hacen sonreír.

Ese "kiosco para noctámbulos" hecho en vidrio soplado y metal, lleno de colores, es como un viento fresco en este distrito respetable. La gran Comedie Francaise se ubica a sólo algunos pasos.





Averigüé que desde los comienzos de este siglo, el estilo barroco, el arte  contemporáneo desafían el clasicismo en este lugar del centro histórico de París.
No sé a ciencia cierta quien ha ganado. Diría que me da igual.
Dejo que los parisinos opinen sobre el particular.
En realidad, me encantó.



Mis coordenadas :

Place Colette
Métro Palais Royal
75001 París
Francia

29 de marzo de 2012

Iglesia de La Candelaria, una joya a orillas del mar @ Punta del Este








A veces pasa que se descubren lugares hermosos muy cerca del mar, y no son precisamente playas, paradores o extensas dunas. 
A veces hay estatuas de sirenas, otras, personajes mitológicos. De estos ya les he hablado...

En Punta del Este, me encanta pasar por la pequeña iglesia de La Candelaria, muy próxima al faro, en el extremo de la península, la que caracteriza a la famosa ciudad, considerada la más "chic" de Uruguay, la "Saint Tropez americana". 

Dedicada a la Virgen de La Candelaria, la iglesia fue construida en estilo neo-romano por Emilio Schmisser.




Considerado el templo católico más importante de la región de Maldonado, recibe las visitas de los peregrinos atraídos por la bella imagen de la Saintísima Virgen traída desde España.


Pequeña, luminosa, bella como una especie de joya singular, la iglesia de La Candelaria se erige frente a la plaza del Faro y deslumbra con su fachada pintada en color celeste, insólito, delicado y brillante.


Punta del Este es un destino muy visitado durante el verano, tanto por el turismo argentino y como por el que proviene de otras latitudes gracias a sus maravillosas playas. Sin embargo, la encantadora iglesia de La Candelaria recibe visitantes durante todo el año.
No dejen de conocerla.

Mis coordenadas :
Calles 5 y 12
Punta del Este
Maldonado
Uruguay

28 de marzo de 2012

Libros al aire libre en el Bryant Park


Ya les he hablado del encanto de Bryant Park en Manhattan, de su ambiente alegre, de su población urbana de jugadores de "pétanque" y de ajedrez.
Pero este hermoso jardín, ubicado en medio de la gran ciudad, no es sólo un espacio de ocio por estas razones... 
Dado que es vecino de la New York Public Library, es que durante las estaciones más agradables, el Bryant Park ofrece también un evento cotidiano : la lectura al aire libre.
Sí, han leído bien. En este lugar es posible disfrutar de la cultura, pero rodeados de una atmósfera literaria singular.


El hábito comenzó allá por 1935, durante la época de la gran depresión. Había mucha gente sin trabajo. Fue entonces que la famosa librería pública "abrió sus puertas" e instaló su “Open Air Library”, su biblioteca al aire libre. Un universo de lectores ocasionales y constantes encontró un motivo y el lugar para disfrutar de la lectura sin necesidad de pagar por ello.
En sus comienzos, la biblioteca de Bryant Park tuvo sólo algunos bancos y pequeñas estanterías para libros y revistas también. 
Esta primera librería fue cerrada en 1944, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial (*)


El día de hoy, el parque tiene una fuerte atmósfera literaria y cultural, y no sólo por su famosa e imponente vecina a la que se encuentra asociado, la New York Public Library. El jardín lleva el nombre del poeta William Cullen Bryant. Hoy, la frecuentan estudiantes neoyorkinos y ciudadanos que prefieren sentarse y beneficiarse de la lectura bajo el sol. 

A la hora del mediodía llegan muchos otros visitantes. Como nosotros....
No dejen de visitarlo!
Ah! También me encantó el Bryant Park Grill and Café.


Mis coordenadas:
Bryant Park
1, Fifth Avenue
New York City


(*) Fe de erratas: Corregido el error gracias a un comentario anónimo, no publicado ya en el blog no se admiten ni los links ni los anónimos.

26 de marzo de 2012

La Scala de San Telmo en Buenos Aires


La fachada de la Scala de San Telmo, ubicada en el hermoso Pasaje Giuffra, en el corazón del barrio de San Telmo, uno de los distritos más antiguos y  tradicionales de Buenos Aires
Es en este edificio que artistas talentosos, y sin embargo poco conocidos, presentan obras teatrales y conciertos desde 1993.


La Scala de San Telmo admite la libertad de las expresiones artísticas. Aquí el lema es el de “Un lugar para los músicos y los que aman la música”. Y eso es muy positivo para un barrio tradicional, pero muy frecuentado por el turismo internacional.
La hermosa y luminosa residencia de fines del siglo XIX se ha mantenido. La decoración respeta las lineas y las formas de la mansión original.


En la Scala de San Telmo se dan cita distintos proyectos artísticos y culturales. Hay espectáculos para todos los gustos: le jazz, la música clásica, el tango y hasta el folklore encuentran su espacio y convocan ahí su público. También el café aloja una galería de arte que se renueva cada mes.
La Scala de San Telmo, un paseo muy recomendable en Buenos Aires.

Mis coordenadas:
Scala de San Telmo
Pasaje Giuffra 371(referencia Defensa 800)
C.A.B.A. Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina

24 de marzo de 2012

Colette, Rue Saint-Honoré




Fue hace muy poco, y sólo para tener una idea de lo que es el universo Colette, Rue Saint-Honoré.
Una tarde gris, un sábado como tantos otros, marzo reciente en París.
El contraste fuerte con las hermosas vidrieras vestidas por anticipado de primavera.
Una tienda chic, la diversidad del diseño y de las nuevas tendencias, llena de público... que escapaba tal vez de la lluvia que empezaba a caer?


Después me di cuenta que no.
El lugar era como una suerte de "universo del diseño". Escaleras arriba, todo lo nuevo, la vanguardia en vestimenta y calzado.
La planta baja llena de objetos originales, discos, postales… y también de gente.
Reitero, fue una visita fugaz. Imposible detenerse ese día, a esa hora, para abarcar todo lo nuevo que se presentaba ante mis ojos.

Pude descubrir algunas piezas de la colección Darcel Dissapoints en Colette, sobre los muros. Se trataba de 150 retratos que celebraban los 15 años de diseño, de moda y de arte "chez Colette". Retratos con puntos, colores, e impacto.
Blogger al fin, saqué mi cámara e hice "Click!". Estoy tan habituada.

"Pas de photos madame!" 
"Pardon Monsieur … " (Nada de fotos señora... creo que, sin advertirlo, tomé la imagen del joven, está a la derecha, lo ven? el gesto algo enojado...)


El subsuelo era otro espacio distinto, el lugar que muchos elegía para sentarse a tomar o comer algo … si se encuentra algún lugar libre.

Ese sábado, lo que sería el "tout Paris" parecía haberse dado cita a dar una vuelta en redondo "chez Colette".

Veamos:
En primer término, se ubicaban en la vereda.
Luego, entraban.
Después, subían. Como un mandato, hacían un corto paseo por el primer piso para  descender después.
Yo observaba esa especie de carrousel de parisinas y parisinos "cool".
Era evidente: había que pasar, había que estar ahí.

Un lugar para volver a pasar otro día, en otro viaje.
Creo que Colette merece una visita mucho más larga. Tiene tanto diseño para conocer y disfrutar... 
Sin embargo, recomiendo no hacerlo en sábado, y mucho menos durante la Fashion Week 2012 en París.

Mis coordenadas :
Colette
213, rue Saint-Honoré
75001 París

22 de marzo de 2012

Lo que observaba desde la terraza del Museo Albertina en Viena





La terraza del Museo Albertina, un formidable punto de vista en el centro de Viena, un lugar para detenerse a explorar y a disfrutar.

Situada en lo que se conoce como Albertinaplatz, este museo alberga la colección más grande del mundo de Alberto Durero.

En la parte exterior, cuando uno se aproxima al balcón, ese balcón que quise conocer desde que vi el film "Before down", es posible observar y disfrutar un panorama magnífico de Viena.

En primer lugar se descubre a solo algunos metros la fachada posterior de la Staatsoper, la célebre Opera de Viena, un edificio exquisito, elegante que vale la pena visitar.






Si miras hacia abajo, los carruajes elegantes y sus caballos abrigados, forman fila para recibir a los pasajeros que parten desde allí a descubrir los rincones de la ciudad. También hay otras carrozas que simplemente pasan por la calle adoquinada. El sonido es tan característico, el ruido de las patas al trote de los animales nos transporta a la época imperial.





Uno de los cafés más tradicionales, el Café Mozart, está situado justo enfrente del Albertina.

Además, vemos un gran monumento blanco sobre la pequeña plaza. Es el Monumento contra la Guerra y el Fascismo. Todos aquellos que pasan lo examinan con antención. 






A la izquierda se destaca la cúpula de un gran edificio, ubicado en la esquina. Se identifica con el cartel del GESENBANK. Es, en efecto, el General Assurance Building que forma parte de lo que se conoce como barrio histórico de Viena.



Pueden verlo mis amigos ? 

Es todo lo que se observa desde la terraza del Museo Albertina de Viena, un paisaje urbano muy bello.

Mis coordenadas:
Museo Albertina
Albertinaplatz 1
1010 Wien, Viena
Austria


19 de marzo de 2012

Les dejo 4 razones para visitar Miami Beach







No creo que sea necesario pensarlo demasiado…
Make up your mind !

Aquí tengo 4 buenas razones para decidirse y visitar Miami Beach, Florida...



Primero, hablemos del panorama de Miami, las vista que se aprecia bajo la luz del sol que baña el mar, la costa, la bahía, la playa, los elegantes barcos y hasta a los rascacielos.

Miami Beach es la capital mundial del yachting y de los deportes náuticos. 

Entonces, los paisajes marinos, la línea del horizonte, las siluetas de los edificios, están ahí para ser disfrutados ... y sin moderación.






Se impone también la visita del distrito Art Déco de Miami, el conjunto de edificios de este estilo arquitectónico más grande del mundo.

Declarado patrimonio histórico por las autoridades de los Estados Unidos, es posible admirar una maravillosa colección de residencias, hoteles y edificios construidos a principios de los años ´30 y que han sido mantenidos.

Este Distrito Art Déco es una de las razones que hacen célebre a Miami.






Sigamos con otra razón para visitar Miami Beach, Florida. Es el mar, así de simple.
El placer extraordinario de observar esas aguas color turquesa, cálidas, la arena tan blanca, es incomparable. 

El mar y los colores tropicales de la ciudad nos acercan al encanto del Caribe, un cuadro perfecto, un sinónimo de vacaciones y de descanso.





También les recomiendo hacer un paseo a lo largo de la Ocean Drive de Miami Beach, la calle que más se define por el estilo art déco de Florida. La vía se extiende por la península, desde la 15 hasta la 1ª, en el extremo de South Beach,.

La Ocean Drive tiene todo "el ambiente", distendido, animado, tanto durante el día como a la noche. Me animaría a afirmar que… sobretodo a la noche. La atmósfera es muy especial. Los autos, las terrazas de los restaurants y cafés, los edificios Art Déco iluminados, la música que suena por doquier, los personajes que la habitan y que se pasean como en una suerte de pasarela, son todo un espectáculo.

Entonces, se han decidido?

Mis coordenadas:
Miami Beach
Florida
Estados Unidos

17 de marzo de 2012

Roger Waters, The Wall Live, en Buenos Aires, Argentina






El jueves asistí a uno de los nueve conciertos que Roger Waters,  The Wall Live está dando en Argentina, en el estadio de River Plate. Fue un espectáculo inolvidable.

Aunque la mayoría hayamos escuchado y disfrutado de The Wall miles de veces, nada se compara con este show. Todos los sentidos se pusieron a prueba para enfrentar a la pared, la protagonista indiscutible, casi exclusiva del concierto.

The Wall Live te deja sin palabras.
En lo personal, creo que fue un hito, siempre habrá un antes y un después de este show. Siempre volveré a comparar otros con este. Tal vez encuentre uno igual. Mejor, no creo. Desde el punto de vista artístico fue un espectáculo único en su tipo, sobre todo desde lo visual agregado al gran concierto. Casi cinematográfico, de la era de los films 3D.






The Wall, la pared como protagonista...
La pared nos sobrecogía, nos abrumaba, mientras se iba construyendo delante de nuestros ojos. Mientras Waters y su banda tocaban, cada ladrillo se iba sumando al anterior para crear una atmósfera fantástica y opresiva.

Nadie pudo quedar ausente. Nadie pudo escapar.

En uno de los instantes que más recuerdo, asistimos a un dueto impensado: “Mother” se ejecutó a dos voces, Waters, el jueves, en River, cantaba con aquél joven Waters de 1980, pero en la pantalla.






Un gran espectáculo con contenido político era recreado por Roger Waters vestido con remera y pantalones negros ajustados, para después sacudirnos desde ese uniforme militar negro, el de un dictador que nos gritaba y amenazaba, su imagen reproducida en la pared cientos de veces. A veces parecía un hombre diminuto moviéndose junto al enorme muro, otras veces se agigantaba, proyectado  sobre la enorme pared-pantalla. 







Las luces y el sonido nos envolvían. El estallido de un avión sobre lo alto del escenario, el rugir de un helicóptero, todo parecía demasiado real.

La pared crecía minuto a minuto hasta llegar encerrar a la orquesta, y separarla del público.







Las imágenes de víctimas de todas las guerras contemporáneas que acompañaron varios momentos del concierto, nos emocionaban hasta las lágrimas.

Ahí seguía "ella", la pared que se agigantaba desde que Roger Waters comenzó a ejecutar In the Flesh, y se volvía una monumental obra de "street art". Le siguieron marionetas gigantescas, hasta el famoso cerdo que flotaba sobre nuestras butacas.
Todo resultaba por demás sorprendente, y por momentos, onírico.








Cuando Rogers interpreta Another Brick in The Wall, un grupo de niños corea, baila a su alrededor, y acompaña la puesta de una de las canciones más esperadas del concierto.

Como una suerte de monumental manifiesto anticapitalista y antibelicista del artista, se sucedían leyendas, como la de Bring the Boys Back Home, tags e imágenes infatigables, que no nos daban respiro. 
Luego Waters recordó a las Madres de Plaza de Mayo, homenajeadas con un tibio aplauso, pero también a Ernesto Sabato por su lucha en favor de los derechos humanos en nuestro país. Es precisamente cuando se nombra al gran escritor cuando sucede la verdadera ovación.





Uno de los momentos cumbre fue el solo de guitarra de Comfortably Numb. De antología.

Luego de la pausa que se hace justo en la mitad del show, Waters nos preguntaría si había algún paranoico en el estadio.
La respuesta estuvo a continuación, cuando imágenes salidas de una pesadilla y la gigantesca pared parecieron abatirse sobre nosotros. El sonido envolvente hizo que mirásemos en derredor buscando el origen de cada estruendo. Yo misma me encontré chequeando la salida a mi alrededor y sintiéndome encerrada en el gran estadio, casi como la pequeña persona que al inicio fue traída a escena como un títere, y cuya imagen, hacia el final, también aparecía arrinconada en la gran pared-pantalla.

Poco importó el momento final tan esperado, en el que la ominosa pared cae, se derrumba y nos libera.
Ya era tarde. Habíamos sucumbido a la magia.

Fue una experiencia inolvidable compartida con otros 50.000 espectadores.

P.S.
El equipo completo que acompaña a Waters (fuente, diario La Nación) son Snowy White y Dave Kilminster en guitarras, G. E. Smith en guitarra y bajo, Jon Carin en teclados, Harry Waters en organo Hammond, Graham Broad en batería, Robbie Wyckoff, una voz increíble, Jon Joyce, Pat Lennon, Mark Lennon y Kipp Lennon en los demás coros.

P.S. bis
Las imágenes que publico fueron tomadas con la cámara de mi cellphone BlackBerry. Sabrán disculpar si no tienen la nitidez acostumbrada. Preferí asistir al concierto sin mi cámara, para poder disfrutarlo mejor.
No me equivoqué.